Empleo

Letelier y Andrade forman grupo para defender la reforma laboral de Bachelet

Publicado el 29 de mayo de 2018
Fuente: Diario Financiero

“Cualquier retroceso es algo que vamos a tratar de impedir a toda costa”, advierte el senador por la VI Región. La primera reunión del grupo está programada para junio.

La extensa huelga de Latam Airlines provocó un efecto no buscado: alarmó al empresariado y lo puso en guardia respecto de la necesidad de introducirle cambios, lo antes posible, a la Reforma Laboral heredada del anterior gobierno. En la esquina opuesta del cuadrilátero, detectaron que debían comenzar a prepararse para el complejo desafío de defender uno de los ejes de la segunda administración de Michelle Bachelet. En ese objetivo están concentrados algunos de los guardianes de la normativa, tanto en el Congreso como fuera de él.
El senador Juan Pablo Letelier –integrante de la Comisión de Trabajo y uno de los más firmes en esta postura- es categórico en defender “lo que se logró con la Reforma Laboral de la presidenta Bachelet”, y en que “para nosotros (esos) son mínimos y el retroceso en esos mínimos es algo que vamos a tratar de impedir a toda costa”, advierte. Particularmente, si los cambios o correcciones se intentan hacer por la vía administrativa. Aun cuando en el oficialismo plantean que cualquier modificación tendrá que ser por esa vía, puesto que las minorías del gobierno en el Congreso impiden un avance por ahí.
Y para defender eso que llama “mínimos” es que “tenemos un esfuerzo de coordinación, tanto en la Cámara como en el Senado y en este mes que viene pretendemos ya ir haciendo un trabajo más concertado de diputados y senadores”, explica Letelier. Si no lo habían hecho antes es porque “hemos estado esperando que el Ejecutivo muestre sus cartas, pero hasta ahora no lo ha hecho”.
Cauteloso, el senador refuerza su postura, explicando que “tenemos nuestro plan, pero antes de develarlo lo relevante es saber qué propone el Ejecutivo” y espera que este 1 de junio, la autoridad dé señales concretas en materia laboral, puesto que desde la oposición no hay espacio para que se le hagan cambios a la reforma laboral por vía administrativa.
Equipo en marcha
Por lo mismo es que, según el diseño opositor “en el mes de junio tendremos nuestros primeros encuentros de trabajo más formal, después de conocer las propuestas del presidente Piñera que, probablemente va a dar algunas luces ahora el 1 de junio, tanto en materia laboral como previsional”. Y a partir de ahí buscarán la mejor fórmula para desplegar su estrategia para enfrentar al Ejecutivo.

Para realizar esta labor, los parlamentarios -particularmente los del Partido Socialista, PPD-PRO y PC- serán asesorados por figuras destacadas en el ámbito laboral, como el exministro del Trabajo y exdiputado Osvaldo Andrade, el exsubsecretario de esa misma cartera Francisco Javier Díaz y Pablo Velozo, todos ellos socialistas.

Y con el fin de estar atento a las iniciativas que pudiera tomar el gobierno en este ámbito, es que “se nos ha pedido que tengamos una actitud de colaboración, de aquellos que ya no estamos en el Parlamento, pero sí seguimos en los temas laborales, para ver cómo podemos asumir eventuales iniciativas que pudieran ser flagrantemente contradictorias con el sentido de la ley que aprobamos con la presidenta Bachelet”, argumenta el extitular del Trabajo.

Por su parte, el diputado Tucapel Jiménez (PPD) -hijo del asesinado dirigente sindical del mimso nombre- está definitivamente en consonancia con sus predecesores y refuerza la idea de que “estoy abierto a mejorar lo que haya que mejorar, pero nunca retroceder”.

Jiménez sostiene que es “un gran defensor de lo que hizo la presidenta Bachelet con el tema laboral”. Incluso es más osado, admitiendo que “yo hubiese querido ir un poco más allá” en lo que no insistió, porque “también reconozco que muchas veces el quererlo todo es quedarse sin nada”.

Principales nudos

Los tres guardianes de la reforma comparten y apoyan el objetivo de la normativa, que buscaba fortalecer a los sindicatos. En ese sentido, afirman que los llamados “grupos negociadores” han generado efectos nefastos, por lo que se niegan de plano a cualquier propuesta legislativa que apunte en el sentido de viabilizar aún más estos grupos.

Para Jiménez “los grupos negociadores le han hecho un tremendo daño al movimiento sindical y hay un aprovechamiento de las empresas ocupando y formando estos grupos”, postura que es ampliamente compartida en la oposición, por lo que adelanta que “en este tema va a estar la gran discusión”.

Y recordó que en su minuto “la derecha recurrió al TC por los grupos negociadores, justamente para que no recayera todo el poder en los sindicatos, y el fallo dejó en un mundo de nadie el problema, lo dejó peor para ellos, porque hoy día se podrían formar muchos grupos negociadores, todos con fuero, podría ser catastrófico para una empresa”.

La otra preocupación es que, dada su minoría en el Congreso, el Ejecutivo intente hacer cambios por la vía administrativa. No hay ninguna disposición para eso señalan por separado.

Mientras que Andrade incluso propone explorar nuevos temas que permite la reforma, como generar pactos de adaptabilidad para conjugar adecuadamente las responsabilidades laborales con las responsabilidades del hogar, en el marco de la agenda de la mujer.

¿Por qué se hizo una Reforma Laboral?

Tras casi dos años de tramitación, la ley fue finalmente promulgada en el segundo gobierno de Bachelet, el 29 de agosto de 2016. El principal objetivo de la iniciativa fue fortalecer a los sindicatos y de esta manera generar un cambio en la relación de éstos con los empleadores.

Principales puntos en conflicto

Uno de los nudos de la tramitación fue los "grupos negociadores", porque el actual oficialismo los defiende y la oposición los rechaza de plano. Ese debate se dio en la tramitación del proyecto y la exNM se negó a incluirlos, pero la derecha fue al TC y este falló a su favor. Ese debate podría reabrirse.

Cambios ¿administrativos o legislativos?

Otro consenso que existe en la oposición es que no aceptan cambios a la reforma por la vía administrativa, sino que los que se requieran tendrán que pasar nuevamente por el Congreso.

Agenda laboral de Piñera

Si bien el exdiputado Osvaldo Andrade cree que hay que estar atentos a una eventual "contrarreforma" del gobierno de Sebastián Piñera en materia laboral, también hace hincapié en que "hay que mirar en su integridad la agenda laboral" del Ejecutivo.
Andrade explica que hasta ahora la agenda de la autoridad en esta materia está conformada por anuncios en relación a "un proyecto de ley para los jóvenes estudiantes; un eventual proyecto de ley para los adultos mayores; el trabajo a distancia o teletrabajo y el tema de la salas cunas" y advierte que tiene varios reparos respecto de la iniciativa que apunta a los jóvenes estudiantes, desde el punto de vista de la precarización laboral.
Su cautela frente a este proyecto tiene que ver con que, a su juicio, se podría utilizar para enviar "una señal hacia el resto del mercado del trabajo y se provoque un cierto efecto de sustitución", explica.
Por lo mismo es que tiene la convicción de que hay que mirar con mucha atención la agenda laboral del gobierno. Aclara que no está en contra de la iniciativa, sólo cree que "hay que mirar eso con un poquito más de calma".

Fuente: Diario Financiero