logo Ciedess

Ciedess en El Mercurio: Finanzas personales ¿Renta vitalicia o retiro programado? Expertos entregan sus recomendaciones para jubilarse este 2021

En los últimos dos años se ha observado una caída en la tasa de las rentas vitalicias. Eso, según los especialistas, ha generado mayor preferencia por el retiro programado, que tiene una tasa de retorno algo mayor, y que, además, permite tomar una renta vitalicia más adelante.

Fuente: El MercurioPublicado el 03 de abril de 2021.

Llegar a los 60 años en el caso de las mujeres y a los 65 en el de los hombres trae una decisión importante para la solvencia económica de los años de vejez: jubilar.

Si bien la recomendación general de los expertos es aplazar al máximo este trámite, esas son las edades legales en Chile para pensionarse, y muchos así lo deciden.

Pero ¿por cuál modalidad es aconsejable inclinarse?

En el sistema existen dos grandes modalidades: el retiro programado y la renta vitalicia, más otras que combinan ambas: renta vitalicia inmediata con retiro programado y la renta temporal con renta vitalicia diferida.

El 2020 fue un año en que el número de nuevos pensionados disminuyó fuerte, solo 4.551 personas.

"Si esta cifra se compara con los 97.529 nuevos pensionados del 2019, tenemos una disminución de 95% en 2020", explica Bernardita Infante, jefa de Estudios Previsionales de Alfredo Cruz y Cía.

Según Rodrigo Gutiérrez, gerente general de Ciedess, la razón de la baja podría radicar en que en marzo de 2020 se registró una caída significativa en la rentabilidad de los fondos de pensiones debido a la pandemia, afectando también a los más conservadores, lo que gatilló la recomendación de postergar el retiro (en la medida de lo posible) para recuperar tales pérdidas (lo que se produjo solo dos meses más tarde).

"Este año la situación es distinta; si bien se mantiene la volatilidad de los mercados a raíz de la pandemia, se espera un escenario de recuperación, por lo que resta estar atentos ante eventuales turbulencias", dice.

En efecto, en enero de 2021 la cantidad de jubilados se recuperó de forma importante al alcanzar 8.276 nuevos pensionados, lo que equivale a un alza mensual de 48,1%, según Ciedess.

La opción más adecuada

Cecilia Cifuentes, investigadora del Centro de Estudios Financieros del ESE Business School de la Universidad de los Andes, señala que en los últimos dos años se ha observado una caída en la tasa de las rentas vitalicias, producto de que a nivel internacional las tasas de largo plazo libres de riesgo son cero o negativas.

Eso, explica, ha generado mayor preferencia por el retiro programado, que tiene una tasa de retorno algo mayor, y que además permite tomar una renta vitalicia más adelante.

"En cambio, lo inverso no es posible.

Esa ventaja del retiro programado sobre la renta vitalicia probablemente se mantenga en el corto plazo, aunque en las últimas semanas se ha visto una tendencia al alza en las tasas de interés de largo plazo en dólares, que podría llevar también a un mayor retorno de las rentas vitalicias", dice.

Asimismo, Gutiérrez comenta que el incremento en la participación de los retiros programados en 2020 puede explicarse por algunos aspectos.

"En primera instancia, y siendo el principal factor, se encuentra el diferencial entre las tasas de interés para el cálculo de las pensiones según modalidad, registrándose una brecha relevante a favor del retiro programado desde marzo de 2020 (en agosto de 2020 se registró la brecha más alta registrada, con un 2,77% a favor del retiro programado)", detalla.

Además, dice que el retiro programado da la posibilidad de recuperarse ante eventuales pérdidas de los fondos de pensiones previas al retiro, lo que se evidenció en mayor medida en octubre de 2019 por el estallido y en marzo de 2020 por la pandemia.

"Otro factor a considerar es que el primer y segundo retiro excepcional de fondos excluye a los pensionados por renta vitalicia, por lo que quienes quisieran realizar la solicitud de retiro una vez pensionados habrían seleccionado el retiro programado", precisa y añade que en 2021 algunos de estos factores seguirían estando presentes, como las brechas de tasas, los retiros excepcionales de fondos y la volatilidad de los mercados, "por lo que, de mantenerse, podría esperarse que las elecciones de modalidad mantengan la tendencia".

Infante coincide y dice que las perspectivas para 2021 serán similares a las de 2020, con una tasa de interés de retiro programado más alta que las de rentas vitalicias, y eso puede significar una mayor pensión con el mismo saldo y expectativas de vida.

¿Debo postergar?

El consenso de los expertos en torno a qué modalidad elegir para jubilar es siempre el mismo: no hay reglas de oro, ni recetas que puedan aplicarse a todos, ni siquiera a grandes grupos de ahorrantes que, se pudiera creer, son similares.

Eso sí, Tamara Agnic, exsuperintendenta de Pensiones, señala que hay herramientas que ayudan, como el Sistema de Consulta y Ofertas de Montos de Pensión, que permite acceder a toda la información de ofertas del sistema.

"Esa información es clave y universal.

Pero más allá de esta u otra herramienta, lo que debe entender la gente es que la pensión, tal como está entendido el sistema actual, depende del ahorro personal y de las características de cada ahorrante.

Por eso es que las recetas mágicas no existen".

Además, expertos coinciden en que, siempre que se pueda, es recomendable postergar la jubilación.

"Es cierto que estamos enfrentando problemas en el mercado laboral, que puede hacer difícil encontrar alternativas laborales a los adultos mayores, pero si se tienen opciones, es preferible aplazar la decisión", dice Cifuentes.

Mientras, Infante añade que posponer la decisión de pensión genera un incremento de esta al postergar la liquidez; "pero el aplazar esta liquidez nos impide contar con esos fondos, entonces la mayor liquidez futura es un sacrificio a la liquidez presente".

Las claves para optar

El retiro programado se caracteriza por ser un monto que varía anualmente (según el saldo acumulado en la AFP, las expectativas de vida -tanto del causante como de posibles beneficiarios- y la tasa de interés técnica), por mantener la propiedad de los fondos (por lo que es posible cambiar de modalidad de retiro) y generar herencia (de existir saldo remanente).

En tanto, la renta vitalicia es una pensión fija en UF, donde la aseguradora asume el riesgo de longevidad y de rentabilidad de las inversiones, a cambio de un seguro no revocable vitalicio.

Para la selección de modalidad, deberían considerarse ciertos factores personales y técnicos de cada individuo.

Respecto a los primeros, en la elección de modalidad influyen las preferencias del afiliado, por lo que deberían analizarse las características que ofrece cada modalidad (administración, propiedad de los fondos, variación en el monto de la pensión, herencia, etc.), explica Gutiérrez.

Sobre los segundos, debería evaluarse la situación de los fondos de pensiones previa al retiro y variables técnicas.

"En escenarios de crisis (como 2020) es probable que la rentabilidad de los fondos sea negativa, incluyendo los más conservadores, por lo que, en la medida de lo posible, es recomendable postergar el retiro hasta recuperar tales pérdidas", dice.

Asimismo, las tasas de interés para el cálculo de las pensiones impactan directamente en el monto de estas, por lo que una brecha considerable entre las tasas de las modalidades de retiro sería un factor determinante.

Otro factor serían los posibles cambios que surjan de una reforma previsional, observándose modificaciones que impactarían tanto en los incentivos a cotizar como en postergar el retiro.

"Considerando el actual proyecto, el Programa de Ahorro Colectivo Solidario (PACS), específicamente a través de la garantía de pensión para afiliados que hayan cotizado durante 30 años y el beneficio por años cotizados, generaría mayores incentivos a cotizar", indican en Ciedess.

Cifuentes recomienda conocer cuál sería el monto de la pensión, tanto por la vía de una renta vitalicia como de un retiro programado.

También es importante evaluar si se cumplen los requisitos para acceder a un complemento solidario del Estado, y cuánto sería ese aporte: "Es importante también tener en cuenta que una persona ya jubilada puede seguir trabajando y cotizando, lo que permite que más adelante se pueda mejorar la pensión".

Fabián Rivas

Fuente: El Mercurio

Galería de Imágenes

Categorías asociadas

La Seguridad Social en Chile: Pensiones

Sala de prensa: Ciedess en los medios