Laboral

Senadores anticipan complejo debate de Estatuto laboral para jóvenes

Publicado el 30 de julio de 2018
Fuente: Pulso

Si bien la oposición no ha abordado este proyecto en sus reuniones, las miradas previas que expresan los parlamentarios es contraria a la creación de un protocolo especial para jóvenes estudiantes.

No hay tanta agua en el Senado para legislar en torno al proyecto que crea un Estatuto Especial para jóvenes. De acuerdo con lo anticipado por los integrantes de las comisiones del Trabajo y Hacienda la oposición, que es mayoría en este hemiciclo, enfrenta este debate con varias dudas respecto de los efectos de la iniciativa en precarización del empleo y en sustitución de plazas laborales.

En principio para el próximo miércoles está contemplado que el ministro de la cartera, Nicolás Monckeberg acuda a la Comisión del Trabajo a exponer los lineamientos fundamentales del proyecto calificado con suma urgencia. En términos generales se busca generar condiciones de empleo para los estudiantes de entre 18 y 29 años con un estatuto especial que permita establecer jornadas continuas y discontinuas -coherentes con la asistencia a clases-, por un tope de 30 horas semanales y 12 diarias, sin horas extraordinarias ni descanso festivo, con contratos que pueden ser a plazo fijo, por obra o faena o de manera indefinida.

En su primer paso por la Cámara el ministro perfeccionó el proyecto incorporando temas como el fuero maternal acogiendo las dudas de los diputados de la Comisión del Trabajo. Por esa razón, la iniciativa fue aprobada por unanimidad en la instancia, pero luego ese apoyo se fue diluyendo y en la Sala logró 81 votos del oficialismo, la DC y algunos PPD.

“Espero que este primer proyecto presentado por el gobierno que apunta a la modernización laboral tenga en el Senado una buena acogida, y que las presiones que ejerce el antiguo sindicalismo representado por la CUT no tengan la influencia que en algunas oportunidades han tenido. Es difícil comprender cómo un proyecto que se aprueba por unanimidad en la comisión, posteriormente es rechazado en la sala, uno advierte que hubo injerencia de terceras fuerzas”, indicó el senador Andrés Allamand, integrante de la Comisión del Trabajo.

Cabe señalar que la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, se ha opuesto a este proyecto, así como algunas organizaciones juveniles. De hecho, las juventudes comunistas lanzaron una campaña nacional contra esta iniciativa que calificaron como “Ley McDonald’s”.

“La CUT se caracteriza por vetar todos los proyectos que apunten a la modernización laboral, siguen empantanados en las fórmulas sindicales de hace 40 años sin darse cuenta que la flexibilidad laboral es un imperativo que existe en todas partes”, acotó el parlamentario.

Por lo mismo, hizo un llamado al PS a no ceder ante las presiones corporativas y respaldar el Estatuto, sin insistir con la oposición dura que ha mostrado hasta ahora, “en la misma medida que el PS alcanza acuerdos y después no los cumple, no hace más que desprestigiarse, espero que eso no ocurra acá”.

Oposición con dudas

Desde la oposición hay una mirada bien escéptica respecto de las ventajas de esta iniciativa, y si bien no han acordado una actuación en conjunto, las dudas se parecen.

“En principio, no estoy entusiasmada de legislar en esa materia, porque creo que todo apunta a flexibilizar extremadamente las condiciones laborales. Hay que sopesar qué de bueno tiene esta propuesta y qué perjuicio para los propios estudiantes y la mano de obra adulta que puede empezar a ser desechada por este estatuto muy flexible”, manifestó la senadora Adriana Muñoz (PPD), integrante de la Comisión del Trabajo

Aseguró que no se opone a la flexibilidad laboral per se, pero recuerda que en los países que rige este sistema también existen organizaciones colectivas robustas para proteger las condiciones laborales. Y en el caso de Chile no hay un colectivo que represente a los trabajadores estudiantes. “Estamos a la espera de escuchar al ministro del Trabajo conocer los compromisos que hizo con los diputados, cómo se van a cumplir o si fueron promesa sin fundamento”, recalcó.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Hacienda, Juan Pablo Letelier (PS) comentó que el proyecto tiene problemas de definición conceptual respecto de qué se entiende por estudiantes, y una cobertura pequeña, porque no incorpora a todos los jóvenes. “Tenemos que definir si la sociedad quiere promover la contratación de jóvenes y por otro lado abaratar los costos de mano de obra, en eso el proyecto es ambiguo, y el mejor ejemplo son las jornadas continuas y discontinuas que es un forado tendiente a la precarización del empleo” argumentó.

Sostuvo que una legislación de esta envergadura requiere un acuerdo transversal que no existe, porque algunos sectores perciben que es una amenaza a los derechos laborales: “Evaluaremos el proyecto en su mérito, pero en términos generales no veo qué ganan los jóvenes con esta propuesta. La experiencia muestra que ciertos empleadores no tienen buenas credenciales por tanto que más que unir, este será un instrumento que nacerá fallido”.

En tanto, el senador Jorge Pizarro (DC) también integrante de Hacienda, comentó que el proyecto debe ser coherente con el objetivo de estimular empleos de calidad en un contexto de menor crecimiento del empleo asalariado.

“Hay una realidad que no aborda este proyecto que son los NINI, que no estudian ni trabajan. Debiera haber una política publica para mejorar su inserción laboral, y sobre eso la única propuesta del gobierno ha sido recortar el programa Más Capaz”, resaltó.

Fuente: Pulso-La Tercera