Salud

Salud: licencias médicas del personal ponen en riesgo atención en hospitales

Publicado el 28 de junio de 2018
Fuente: La Tercera

Informe del Minsal alertó que funcionarios se ausentan por enfermedad 23,7 días al año, duplicando media nacional. El año pasado, 90 mil funcionarios presentaron más de 334 mil permisos, un 46% más comparado con 2013.

“El fenómeno del ausentismo laboral por licencia médica curativa persiste como una de las grandes amenazas a la continuidad del sistema”, advierte el informe que el Ministerio de Salud entregó este mes al Congreso, y que hace hincapié en el sostenido aumento de las jornadas en que el personal de los hospitales no se presenta a trabajar, por encontrarse enfermo.

El documento añade que “la ausencia de estos en su lugar de trabajo -ya sea en servicios clínicos o en unidades administrativas- amenaza la integridad del sistema y, con ello, la posibilidad de dar continuidad en la atención a la población”.

El balance de 2017 revela que el ausentismo por licencias médicas alcanzó un promedio de 23,7 días al año, por persona. En total, fueron 334 mil licencias médicas, solicitadas por 90.655 trabajadores, lo que configura un aumento del 46% comparado con 2013, cuando se tramitaron 228.477 permisos.

En tanto, el área de servicios médicos (29,4 días al año) lidera las bajas del personal por enfermedad, seguido de pediatría (28,2), cirugía y pabellón (25,9) y UCI (25,3). A nivel de funcionarios, son los técnicos quienes presentan más licencias (31,8%), a continuación los auxiliares (21,9%), administrativos (17,4%) y profesionales (16,5%).

El tema fue abordado el pasado lunes en la mesa intersectorial para un Acuerdo Nacional por una Salud Digna y Oportuna, que convocó el gobierno.

“Este es un tema muy complejo, no se ha podido contener y significa que hay hospitales que a veces están trabajando sin un cuarto de la planilla de recursos humanos. Y eso está íntimamente relacionado con las listas de espera o la cancelación de los pabellones”, explica Luis Castillo, exsubsecretario de Redes Asistenciales, quien destaca que los trabajadores de área salud lideran la tasa de licencias en el área fiscal.

A su vez, Manuel José Irarrázaval, director del Instituto de Políticas Públicas en Salud de la U. San Sebastián, sostiene que el alto ausentismo “muestra la ineficiencia en la gestión. El promedio de días de licencias médicas en el país es de entre nueve y 10 al año, y que en Salud que sea el doble es inquietante”. Irarrázaval añade que “aquí hay falla de los servicios de salud. Casi un mes fuera significa que hay que reemplazar a ese funcionario y pagar horas extras, lo que incide en la deuda hospitalaria”.

El expresidente del Colegio Médico Enrique Paris explicó que el personal de salud trabaja sometido a un intenso estrés. “Además de las condiciones laborales, que son bastante extremas y con turnos bastante largos, pasa también que el funcionario que asiste a trabajar tiene que asumir la carga laboral del que faltó, entonces se hace más pesado, terminan agotados”.

Para Óscar Riveros, secretario general del la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud, “los técnicos son los que se llevan la mayor carga de trabajo del equipo de salud. Están todo el tiempo con los pacientes y son los que hacen turno, por lo cual se llevan el mayor desgaste. No quiero decir con esto que los profesionales de la salud o los administrativos no tengan los mismos problemas, pero comparativamente, el trabajo del técnico es mayor”.

El dirigente añade que, paradójicamente, este sector adolece de una buena atención de salud: “Es sorprendente, pero nosotros estamos a la cola de la lista de espera. Tenemos que atender a la gente y después estamos nosotros. Y a esto se suma la falta de dotación de personal que hay en el sistema”.

Gloria Burgos, subsecretaria de Redes Asistenciales, planteó que “los niveles de ausentismo que se registran son preocupantes, dado que ha habido un alza en los últimos años”. Agregó que se trata de un fenómeno multifactorial, con un fuerte impacto económico (se valorizó en $ 98 mil millones el ausentismo de 2017) por los reemplazos que se deben costear para mantener los flujos de atención.

Añadió que para revertir estas cifras se está haciendo un levantamiento de las causas que ocasionan los permisos e identificando medidas tendientes a mejorar la calidad de vida de los funcionarios: “Con esa información podremos ir ejecutando nuevas acciones que apunten a reducir los niveles de ausentismo y contribuyan a mejorar las condiciones biosociales y psicosociales de los funcionarios”.

Irarrázaval, por su parte, enfatizó que “hay que ponerle el cascabel al gato, ponerse firme con los jefes de servicio y hacer una vigilancia más estricta. Si bien el uso de licencia médica es un derecho de los trabajadores, las cifras muestran que se puede estar dando un uso abusivo de la misma”.

Fuente: La Tercera