Grandes fondos de pensiones apuestan por activos alternativos y reducción de costos

Publicado el 03 de julio de 2017
Fuente: Pulso

En los últimos años, la mayoría de los fondos más grandes, estatales y privados, han modificado sus estrategias de inversión en busca de fórmulas más flexibles.

ENEL, LATAM, Parque Arauco son tres de las 2.590 empresas en las que invierte el Government Pension Fund Investment, o GPIF, el fondo de pensiones más grande del mundo. El fondo japonés es visto como un referente, no sólo por su tamaño, sino por las políticas de inversión que ha adoptado desde 2014, cuando implementó una reforma profunda, en búsqueda de mayor rentabilidad.

Mientras en Chile recién se estudia la norma para permitir que las AFP inviertan en otros activos, fuera de bonos, acciones y empresas, los fondos de pensiones más grandes del mundo han acelerado en los últimos años la exposición a activos como los bienes raíces y los proyectos de infraestructura, en busca de mayores retornos.

Una encuesta realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a 22 fondos de pensiones a nivel global en 2015 reveló que la gran mayoría han modificado sus estructuras y estrategias de inversión en los últimos años. Las razones detrás de los cambios son "un escenario de bajas tasas de interés, la necesidad de reducir costos, mayores regulaciones y presiones financieras por el cambio demográfico".

Revisando los cambios que han introducido los 10 fondos de pensiones más grandes del mundo, según el último ranking de Wills Towers Watson, se puede observar una apertura a invertir en proyectos privados de infraestructura e inmobiliarios, la búsqueda de reducción de costos en la administración de las inversiones, y un mayor énfasis en inversiones con impacto social.

La encuesta realizada por la OCDE a 77 fondos confirma esta tendencia, al menos en el discurso. La totalidad de los consultados (que incluyen a AFP Provida y Cuprum) dijeron tener algún tipo de política que favorece a las inversiones socialmente responsables. Pero como explica, Claudio Sanhueza, líder de Retiro en Chile para Wills Towers Watson, la falta de incentivos adicionales, como exenciones tributarias, hace que las buenas intenciones no se traduzcan por completo a la práctica.

"Hoy nadie mira los retornos sociales o ambientales. La gente que analiza sólo mira los números y retornos de la inversión en moneda. En todo caso, debe ser muy difícil tomar la decisión de invertir en una empresa que, se supone, va a traer beneficios ambientales o sociales, si es que no está comprobado y no hay algún medidor real", agrega. Esto explicaría por qué sólo 22 de los 77 fondos encuestados por la OCDE tiene, de forma concreta, inversiones en empresas (o bonos) con impacto medioambiental, por ejemplo.

En el caso de Chile, añade Sanhueza, no hay desglose completo de los activos en los que invierten las AFP, por lo que es difícil seguir la evolución de estos activos. En todo caso, la norma que ha puesto a discusión la Superintendencia de Pensiones levanta algunas limitaciones, abriendo la posibilidad, por ejemplo, de que las AFP inviertan en el sector inmobiliario, aunque deja fuera activos por los que han apostado otros grandes fondos, como la deuda privada. "Estos activos son muy atractivos, por eso son utilizados por los grandes fondos", explica Sanhueza.

De hecho, un análisis de PwC Market Research a 34 grandes fondos, el total de activos alternativos pasó de 19% de la cartera de inversiones en 2009 a 26% en 2014. Con los mayores bancos centrales del mundo con sus tasas de interés en mínimos, la renta fija dejó de ser atractiva y la rentabilidad del capital acumulado también se vería deteriorada, por lo que desde la adopción de las tasas cero, los fondos se han visto obligados a salir a la caza de rentabilidad.

Government Pension Investment Fund (GPIF)
Japón US$1.163.203 millones

El fondo de pensiones de empleados públicos de Japón vivió una importante transformación hace tres años, cuando se implementaron una serie de medidas, como mayores normas de monitoreo de riesgo y un refuerzo de la estructura corporativa. El GPIF está gobernado por un Comité Asesor, cuyos integrantes escoge el Gobierno, y alimenta los planes de pensiones establecidos por el Estado para funcionarios públicos.

Desde 2015, cuando entraron en marcha los cambios, el GPIF redujo su exposición a bonos de 60% a 35%, para favorecer mayor inversión en acciones, especialmente extranjeras. La inversión en acciones tiene un benchmark de referencia, para medir los resultados de distintos gestores de activos. El GPIF compara el rendimiento de sus inversiones en acciones con el índice MSCI ACWI ex Japón, que sigue a empresas grandes y medianas en 23 países desarrollados y en 23 emergentes. Para sus acciones locales toma en referencia el TOPIX, y para inversiones en bonos se compara con el Citi World Government Bond Index.

Aunque en un primer momento registró pérdidas, la estrategia parece dar resultado. El fondo reportó un alza de 7,98% o utilidades por US$92.000 millones al cierre de diciembre 2016.

El GPIF externaliza sus inversiones y hasta 2014 mantenía contratos con 33 gestores de fondos japoneses e internacionales. Es uno de los fondos que ha liderado la campaña por la inversión en empresas con políticas sustentables, con respecto a lo social y medioambiente.

Government Pension Fund Global
Noruega US$865.943 millones

Es el fondo de pensiones más grande de Europa y uno de los accionistas más grandes en el continente, con control del 2,3% de la propiedad de todas las empresas listadas en la región, y 1,8% a nivel mundial. El fondo se alimenta no con cotizaciones previsionales, pero con los excedentes de las regalías petroleras, que se creen están alcanzando su peak. Para garantizar la estabilidad del fondo en el largo plazo, el gobierno redujo este año de 4% a 3%, el máximo que el fondo puede transferir a las arcas fiscales, para financiar las actividades del Estado.

El manejo del fondo está encargado al Norges Bank Investment Management, que está dentro del organigrama del Banco Central. Sin embargo, las principales directrices, así como los benchmark para comparar las inversiones son fijados por el Ministerio de Finanzas. Los limites, que se revisaron entre 2009 y 2014, establecen una inversión en acciones de entre 50% y 70% del total del portafolio, bonos por entre 30% y 50%, e inversiones inmobiliarias por no más del 7%. Para comparar el resultado de las inversiones se usan benchmarks propios, creados en base al índice FTSE Global All Cap para acciones y un conjunto de índices de bonos de Bloomberg y Barclays.

El NBIM no solo ha reducido la terciarización en el manejo de inversiones, sino también en sus servicios de back office, a pesar de lo que cual no sobrepasa los 600 empleados. Por su tamaño, tiene mucho poder dentro de los gobiernos corporativos y es un accionista activo, presionando en muchos casos por menores pagos a los ejecutivos o la implementación de políticas de responsabilidad social y medioambiental en las empresas.

Federal Retirement Thrift
Estados Unidos US$443.328 millones

Es el administrador de pensiones más parecido a las AFP chilenas. Se alimenta de las cotizaciones de 4,8 millones de empleados federales y ofrece un sistema de multifondos. La oferta del FRT alcanza 10 fondos, que se ofrecen en diversos mix, ya sea por foco de inversión (activos internacionales, por ejemplo) o por el target previsional (según la edad del afiliado). Los afiliados pueden dividir sus ahorros en diversos fondos de forma voluntaria, según el nivel de riesgo que quieran tomar y el horizonte de proximidad de su jubilación. Así, dos afiliados que opten por mayor riesgo pueden escoger el Fondo I, concentrado en acciones internacionales, pero combinarlo con uno de los portafolios creados por expertos del FRT. Por ejemplo, el usuario nacido antes de 1953 lo combinará con el fondo L Income, y alguien nacido después de 1983 lo combinará con el L 2050. Esta opción de combinar fondos ha hecho que el FRT tenga a la educación financiera como uno de los pilares de su gestión. El manejo de los fondos es más bien pasivo y en su mayoría replican diversos índices. Blackrock es el gestor de cuatro de los cinco fondos individuales.

Pero los fondos más grandes no son necesariamente los que más rentan, a excepción del noruego (NGPF Global) que entre 2012 y 2016 aumentó en 21,5% sus activos, según el ranking de Wills Towers Watson. En una medición más amplia, realizada por la OCDE, los fondos que más crecieron en esa década fueron los ingleses, con una tasa de retorno real promedio anual de 6,4%, seguidos de los daneses y canadienses con 5,1%, por igual. Lo que se compara con el 3,8% obtenido por los fondos chilenos en el mismo período.

Universities Superannuation
Gran Bretaña US$72.197 millones

Es un fondo privado y el más grande los que manejan ahorros previsionales en Gran Bretaña. Tiene como afiliados a los académicos y funcionarios de las universidades más antiguas del país (fundadas antes de 1992) y se alimenta de aportes tanto de los trabajadores como de sus empleadores, en una proporción de 8% y 18%, respectivamente. Funciona bajo el modelo de beneficio definido, en que ofrece una pensión equivalente a la mitad del último salario recibido. Sin embargo, el aumento en la expectativa de vida y un alza en los sueldos ha llevado a que se implementen cambios. Desde el año pasado se introdujo como factor de cálculo el promedio de los sueldos obtenidos durante todos los años de afiliación, como una forma de reducir la presión financiera del fondo. Su política de inversión considera toda la variedad de activos posibles, desde la compra de acciones, derivados financieros, hasta la adquisición de deuda de alto riesgo o inversiones en proyectos de infraestructura. Entre sus principales inversiones están Shell, Vodafone y el aeropuerto de Zurich. La estrategia parece dar resultado. Entre 2011 y 2015 logró aumentar sus activos en 51,25%.

Canada Pension Plan
Canadá US$317 mil millones

Fundado en 1965, el fondo está a cargo de uno de los tres pilares que componen la pensión de los canadienses y se alimenta de una cotización obligatoria para todo mayor de 18 años, equivalente a casi 6% de su salario. Los otros pilares son la pensión universal y la pensión que se recibe por planes privados de ahorro previsional. Sin embargo, no fue hasta 1997 que el fondo pasó a ser administrado por un organismo independiente, el Canada Pension Investment Board. Este organismo funciona con un directorio autónomo que reporta anualmente al Parlamento. Esta independencia facilita que adopte una de las políticas de inversión más amplias entre los fondos más grandes. El CPP invierte en acciones, bonos, deuda privada, infraestructura, y empresas cerradas. Según PwC, la inversión del CPP en activos alternativos pasó de 22,6% a 35,8% del portafolio total entre 2010 y 2015. En el año fiscal terminado en marzo pasado, el fondo registró uno de sus mejores rendimientos hasta ahora, con un avance de 11,8% nominal. El rendimiento y sustentabilidad del fondo a futuro es fiscalizado cada tres años, por una auditora independiente, contratada por el Ministerio de Finanzas.

ATP
Dinamarca US$106.640 millones

Alimentado por las cotizaciones obligatorias de todos los trabajadores, los pagos del Arbejdsmarkedets Tillægspension (ATP) complementan la pensión estatal que reciben los daneses. Creado en 1964, el ATP ha sufrido una serie de reformas. Las últimas se realizaron en 2014, cuando el ATP pasó a convertirse en la entidad operativa de la seguridad social, a cargo del pago no solo de pensiones, pero también de otros beneficios. El ATP tiene una estrategia de inversión particular, con la adopción de dos portafolios, uno de inversión y otro de cobertura, para proteger los activos de factores como inflación o turbulencias en el mercado. El rendimiento de los fondos tiene un target establecido de 7% de retorno anual. En el primer trimestre de 2017, el ATP reportó un avance de 7,8% nominal. La política de inversiones y la composición de los portafolios fue revisada por completo desde 2014, aumentando la exposición a activos alternativos, como inversiones en infraestructura, deuda privada, bienes raíces e instrumentos financieros como swaps de inflación.

Fuente: Pulso

Categorías asociadas

La Seguridad Social en Chile: Pensiones

Sala de prensa: Seguridad Social en los medios