Gobierno respalda proyecto de permisos para cuidar ancianos y por muerte de conviviente

Publicado el 13 de junio de 2017
Fuente: Pulso

Ministerio del Trabajo valoró dos de los cuatro tipos de permisos considerados en la iniciativa. No estuvo de acuerdo con la idea de dar 24 horas anuales para trámites ni con la creación de una bolsa de días para enfrentar nacimientos o defunciones.

El Ministerio del Trabajo entregó su respaldo a una parte del contenido del proyecto que crea nuevos permisos laborales. Y así lo hizo saber el subsecretario del ramo, Francisco Díaz, a la Comisión especializada de la Cámara de Diputados cuando fue invitado y se dio el vamos a la tramitación de la iniciativa fusionada.

En principio, la autoridad entregó su total apoyo al texto que permite el uso de un permiso para cuidar a un pariente adulto mayor y el que homologa el permiso por fallecimiento cuando es un conviviente del trabajador. "Estamos en condiciones de ratificar hoy que el Ejecutivo ve con ojos bastante favorables esta idea", indicó Díaz respecto del primer proyecto.

De hecho, señaló que en el Gobierno pensaban incluirlo en la iniciativa que regirá el uso del Seguro Solidario para el Acompañamiento del Niño o Niña (Sanna). "Debemos hacer la prevención que el artículo en cuestión (del Código) se va a enlazar con el proyecto Sanna para enfermedades catastróficas de niños, entonces podría legislarse en ese momento si la Comisión así lo estima, y verlo todo en conjunto", indicó el subsecretario. Asimismo recalcó que este permiso se va ir imputando a los días del trabajador para que no signifique un costo extra para el empleador.

El subsecretario también propuso que el Ejecutivo presentara una redacción más precisa sobre todo en la definición de los parentescos de adulto mayor que podrían ser beneficiados.

Por otro lado, el personero admitió que el Gobierno espera presentar a la brevedad el proyecto Sanna considerando que hay un compromiso sobre el particular tras la aprobación de la extensión de la vigencia de la cotización extraordinaria que los empleadores pagan a las mutualidades. Un porcentaje de ese aporte se destinaría a un fondo para financiar un seguro para las madres y padres trabajadores de hijos e hijas menores de edad, afectados por una condición grave de salud y de alto riesgo vital.

El segundo proyecto que apoyaría el Ejecutivo se refiere a la posibilidad de incluir la muerte del conviviente dentro del beneficio de siete días corridos del cual ya goza el trabajador cuando fallece el cónyuge. "Valoramos que se incluya al conviviente de hecho, es un aspecto relevante y sensible. En esa lógica como Ejecutivo argumentamos que el tema importante acá es la certeza. Cabe recordar que siempre hay una autoridad administrativa o judicial que certifica este tipo de situaciones", manifestó Díaz.

En la Comisión se conversó largamente para buscar una fórmula eficaz que permitiera al empleador certeza de un deceso de este tipo. Frente a ello, el subsecretario planteó que podría bastar la notificación o comunicación al empleador o en cualquier momento previo al deceso de aquella situación de convivencia. "De este modo lo tendría registrado como originador de este permiso y así se salva el punto de no saber. Pero no incluirlo como una cláusula de contrato ni como mención obligatoria sino sólo como comunicación previa", subrayó.

No al banco de horas

En los temas que el Gobierno no estuvo de acuerdo en este proyecto fundido fue en la idea de otorgar un permiso de 24 horas anual para que los trabajadores realicen trámites, por extemporáneo; ni con la idea de crear un banco de 12 horas en un año calendario para enfrentar contingencias como el nacimiento de un hijo o el fallecimiento de un ser cercano.

"Creemos que no debiéramos mezclar ni siquiera para los efectos de análisis, los permisos de fallecimiento con los del nacimiento. Estos últimos deben mantenerse intocados en el sentido de que su función es fomentar la corresponsabilidad y el apego entre el padre y el hijo", recalcó el subsecretario.

Y respecto a la posibilidad de crear un banco de días sólo para los fallecimientos comentó que podría tener un aspecto negativo que terminaría perjudicando a un trabajador si éste tuviese "la mala fortuna" de tener varios eventos de ese tipo en un año.

"Mirándolo desde el punto de vista práctico, preguntamos como funcionan hoy estos permisos y no conocemos de reclamos a esta institución de los días de duelo. Por tanto creemos que ya está enraizado una cierta cultura de solidaridad en el país y no vemos necesidad de introducir un cambio tan radical como aquí se propone", acotó.

Fuente: Pulso

Categorías asociadas

La Seguridad Social en Chile: Beneficios Sociales

Sala de prensa: Seguridad Social en los medios