Fondo E se apronta a cerrar el año con un inédito 20% de los activos totales del sistema

Publicado el 26 de diciembre de 2016
Fuente: Pulso

Es primera vez que se ubica debajo del C, históricamente a la cabeza de los multifondos en tamaño. Los que se quedaron ahí ganaron en retorno frente a otros portafolios, pero en los últimos cuatro años, la mejor opción fueron los fondos riesgosos.

Con un 20% de los activos totales administrados por las AFP, el Fondo E se apronta a cerrar el año por primera vez como el segundo en tamaño del sistema, evidenciando la preferencia de los afiliados por el portafolio más conservador. Se trata de la carta con la menor exposición a acciones: sólo 5%, mientras que el restante se destina a la renta fija.

Los activos administrados de cada uno de los fondos están determinados por el número de afiliados. En la medida que la masa de afiliados vaya envejeciendo, es esperable que los fondos menos riesgosos comiencen a representar una participación más significativa dentro del total administrado. Pero en los últimos años se ha sumado un factor adicional: el traspaso de fondos, que puede influenciar fuertemente en la composición de la cartera administrada.

De esta manera, el fondo E que históricamente estuvo en el quinto lugar tanto en número de afiliados como en tamaño según activos, subió marcando un hito en el ordenamiento de los portafolios en el sistema. Con más de US$35 mil millones en ahorros, quedó inmediatamente bajo el fondo C que sigue liderando con más de US$59 mil millones en activos, lo que se traduce en el 34% del total de ahorro acumulado en el sistema.

En 2011, el portafolio de menor riesgo totalizaba el 7,6% de los activos. En 2012, 2013 y 2014 se situó en 12%, y el año pasado ya estaba en 14,9% del total de activos, pero manteniendo siempre el último lugar. Ese año, sin embargo, ya se vio un primer cambio. El fondo D pasó al segundo lugar tras haber estado históricamente en el cuarto en total de activos. El fenómeno se alinea con un incremento constante de los afiliados en los fondos Tipo D y E en desmedro de los fondos más riesgosos, que se ha ido acentuando en los últimos cinco años. De hecho, sólo entre el año pasado y este, el fondo E pasó de un 7,6% de los cotizantes, al 12,8%, mientras el fondo mas riesgoso bajó de 16% a 13% en igual período.

¿Conviene o no el fondo?

Las últimas volatilidades complican el análisis acerca de la conveniencia de permanecer en el portafolio de menor riesgo. Un informe del Centro de Investigación y Estudios de la Seguridad Social (Ciedess), basado en los retornos de Habitat, concluye que entre enero y noviembre de este año se evidenció una situación más rentable para quien permaneció en el fondo E, que mostró un retorno real de 3,7% (6,6% nominal) mientras que el peor escenario fue para los afiliados del fondo A, que obtuvieron un 0,9% (3,7% nominal). Sin embargo, en un horizonte más amplio, las perspectivas varían. El análisis de Ciedess, concluye que entre enero de 2012 y diciembre de este año, el afiliado que ha permanecido siempre en el fondo A es quien más ha ganado, al acumular un retorno de 29,7% real (53,3% nominal), seguido de los fondos C con 26,3% real (49,2% nominal).

Ciedess explica que los resultados son sensibles a las estrategias de inversión de cada AFP en particular, es decir, dependerá del valor cuota de cada administradora. La tendencia se mantiene más o menos pareja en todas las administradoras.

Cambios y riesgos

La distribución de los afiliados según tipo de fondos responde principalmente a la asignación por defecto que establece la normativa, según edad y género.

De ahí que, históricamente, la mayor concentración de los afiliados es en los fondos Tipo C y B. Los fondos A y E, en cambio, requieren la selección explícita de los afiliados, por lo que su volumen dependerá principalmente de la opción manifestada en los traspasos de fondos, los que en promedio no superan el 1,5% de los afiliados al sistema en cada año.

Según el regulador, uno de los riesgos que inciden en el monto de la futura pensión, es la decisión de cambios de fondo, debido a la dificultad de predecir el desempeño del mercado y la escasa información financiera que tienen los afiliados. En esa línea afirma que para el afiliado medio es más importante que sus fondos estén bien diversificados, en lugar de una gestión más activa tratando de predecir el rendimiento de los instrumentos financieros.

En el último año hubo nuevos ejemplos de este impacto. Uno de ellos fue el Brexit, que generó variaciones mayormente en la renta variable. A esta situación se sumaron las elecciones en Estados Unidos, que afectaron a la baja principalmente a la renta fija.

"La rentabilidad es variable, por lo que nada garantiza que las rentabilidades pasadas se repitan en el futuro. Por este motivo, la estructura de los multifondos sigue la lógica de una diferenciación en el riesgo asociado de cada fondo, y por ende, del retorno esperado, lo cual se cumple especialmente en un horizonte más prolongado (a mayor riesgo mayor retorno esperado)", precisan en Ciedess.

Fuente: Pulso

Categorías asociadas

La Seguridad Social en Chile: Pensiones

Sala de prensa: Ciedess en los medios