La discusión que quedó fuera de la reforma de pensiones

Publicado el 18 de diciembre de 2018
Fuente: Diario Financiero

De todos modos, para los nuevos actores que administren el 4% de cotización adicional esa será la forma de cobrar.

El aumento de la competencia y el alinear los intereses de los afiliados del sistema de pensiones con los de las AFP han sido objetivos infaltables en las propuestas de reformas de los últimos años. La del gobierno del Presidente Sebastián Piñera no es la excepción, de hecho es una de las medidas de este tipo -incluir nuevos actores en la gestión del 4% adicional de cotización- lo que ha causado mayor revuelo dentro de la industria.

Sin embargo, el proyecto que hoy se encuentra en discusión en el Cámara de Diputados no considera cambios al sistema de comisiones de las AFP, algo que echaron de menos desde algunas administradoras locales.

De acuerdo a un ejecutivo del sector, la incorporación de una medida como esta sería beneficiosa, ya que permitiría hacer el sistema chileno de AFP comparable con otros de capitalización individual a nivel global, en términos de los precios que se cobran.

Adicionalmente, permitiría alinear mejor los intereses de los afiliados con los de las administradoras, ya que éstas ganarían más cuando las rentabilidades son mejores, asegura.

De todos modos, la alternativa de migrar a una comisión por saldo no es compartida por todas las AFP, algunas aseguran que resulta más trasparente y equitativo continuar con la actual comisión por salario.

En lo que sí concuerdan es en que resultará engorroso que los nuevos actores que ingresen a administrar el 4% de adicional deberán cobrar por saldo administrado, haciendo ahí difícil de comparar dicho cobro del que hacen hoy las AFP.

Visión académica

Desde la conformación de la Comisión Marcel en 2006 que la competencia y las comisiones están siendo analizadas. La Comisión Bravo de 2015 dice al respecto que "la diferencia implica que no se pueden comparar fácilmente las comisiones en Chile con los de sistemas de pensiones de capitalización en el extranjero".

Adicionalmente, el informe señala que en un comienzo se pensó que una comisión por saldo haría a los afiliados ser más sensible al precio, ya que el impacto lo sentirían en su sueldo líquido.

Sin embargo, y de acuerdo a la experiencia en informe concluyó que este tipo de comisiones al final del día reduce los incentivos de las administradoras a competir por precio en comparación a cobros por saldos administrados.

En la práctica llevar a cabo la transición, con el objetivo de que los afiliados no paguen una doble comisión, sería lo más complejo y lo que estaría frenando el que se considere una medida como esta en la reforma.

Al respecto, el exsuperintendente de Pensiones, Alejandro Ferreiro, señala que el argumento de que una u otra forma propiciaría mayores niveles de competencia, "no tiene sustento práctico. Tiendo a pensar que no hay razones para innovar, no cambiaría a comisión por saldo porque no tiene ventajas respecto a los niveles de competencia que cabe esperar ya que generaría una generación doblemente "castigada".

Ferreiro asegura que el tema no es que haya más competencia. "Que haya que ordenar la seguridad social para permitirle a los actores del mercado tener una oportunidad de negocio, más bien habría que hacerlo al revés. Hay que disciplinar y ordenar a los actores privados de modo de satisfacer los pilares de seguridad social", precisó.

Fuente: Diario Financiero

Galería de Imágenes