Salud

Reforma: brecha de tarifas entre afiliados de isapres no superaría el 30%

Publicado el 28 de noviembre de 2018
Fuente: La Tercera

Mecanismo de compensación reduciría las diferencias de pagos, que hoy para las mujeres son hasta 300% superiores que las de los hombres.

Terminar con las discriminaciones por sexo y edad, que redundan en amplias diferencias de precios entre los distintos afiliados, es uno de los objetivos de la reforma a las isapres que prepara el gobierno. Y, por ello, la iniciativa contempla un fondo de compensación, que permitiría solidarizar los riesgos y costos de los distintos afiliados al sistema, con miras a equilibrar los pagos que, hoy en día, son tres veces más altos para las mujeres respecto de los hombres y cuatro veces mayores para los ancianos en comparación a los jóvenes.

En ese contexto, la modalidad tarifaria que se trabaja para el Plan Universal -que deberán ofrecer las isapres- persigue que la brecha de precio máxima entre los afiliados, considerando el extremo más bajo y el más alto, no supere el 30%. Se trata de una baja significativa, si se considera que hoy ese rango es 10 veces mayor.

Eso es parte de lo que busca el proyecto que, según informó el ministro Emilio Santelices este martes, en el Encuentro Nacional de Salud (Enasa), organizado por la Asociación de Isapres, ingresará al Congreso antes del 31 de enero y mediante una indicación sustitutiva a una iniciativa similar enviada en 2011. Todo, con miras a "terminar con la discriminación, las preexistencias, apoyar la transparencia del sistema, reducir los planes para hablar solamente de un plan universal, permitir la libre afiliación y movilidad, y terminar con los usuarios cautivos", dijo Santelices.

Además, el titular de Salud explicó que las ventajas del Plan Universal serán que ofrecerá "mejor cobertura, protección financiera, se van a valorar las prestaciones en base a los costos y no al precio. Efectivamente, la isapre puede cobrar el precio que le corresponda y que quiera, pero la solidarización se hace sobre los costos".

Asimismo, confirmó la existencia de deducibles en el plan de salud: "Tengo un plan de salud universal, tengo solidarizados los costos y sobre ellos va a haber un precio. Yo voy a elegir en tal lugar de prestador o en tal otro me atenderé, pero tengo la información y algo claro: que en cualquiera de los lugares que elija, voy a tener las atenciones que mi plan de cobertura universal está exhibiendo y tengo claro que llegando a un cierto nivel, ya no voy a seguir pagando", explicó. Según expertos que trabajan en la reforma, los afiliados podrán elegir hasta cinco deducibles.

El presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, destacó que "estamos coincidiendo con los objetivos que se ha planteado el gobierno, hay que ver cómo llegamos a ellos. Contar con un plan garantizado me parece básico para dar más transparencia, para que la gente conozca cuál es el alcance de su plan y que esto facilite la comparación de precios y redes". Sin embargo, indicó que respecto de la tarificación del plan, espera que "las tarifas de hombres y mujeres deben ser iguales. Hay que eliminar esas diferencias que resultan molestas para la población". A su juicio, este elemento es "necesario para avanzar en un proyecto que sea viable desde el punto de vista político", dijo.

Tramo A Fonasa

Santelices también indicó que se avanzará en mejoras a Fonasa, para que los afiliados del Tramo A -casi 3,5 millones de personas que no cotizan, pues carecen de recursos- puedan optar a prestaciones en el sector privado mediante la modalidad de libre elección. Esto les permitiría comprar bonos para consultas médicas de especialistas o exámenes, evitando las listas de espera de los hospitales. "Estamos introduciendo un proyecto que el Presidente ya había presentado y que considera entregarles un espacio de libertad que hoy no tienen los Fonasa A y eso en una sociedad como la nuestra, abierta, plural, democrática, es una falta que teníamos con esos casi tres millones y medio de personas y esa es una opción", dijo Santelices, aludiendo a la iniciativa que ingresó al Congreso en 2013 y que no prosperó.

El exsuperintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, rechazó el planteamiento, argumentando que se trataría de un "flujo de recursos al sector privado, sin lógica sanitaria, y no es una idea que deba ser apoyada, ni técnicamente, ni políticamente, y creo que financieramente tampoco, porque implica distracción de recursos que deberían reforzar la inversión en un buen sistema de atención primaria, que es lo que necesita el país".

Fuente: La Tercera