Laboral

La cuantiosa cifra al año que el Fisco destina a capacitación de trabajadores y que no son utilizados

Publicado el 22 de noviembre de 2018
Fuente: Diario Financiero

Cifras son los excedentes de la franquicia tributaria del Sence cada año. Desde la entidad explicaron que si en dos años las firmas no usan el beneficio, dichos montos pasan a financiar otros programas.

Para potenciar el sistema de capacitación al interior de las empresas, en julio de este año el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) impulsó una reformulación a la conocida franquicia Sence, hoy llamada "Impulsa Personas". Este es un incentivo tributario a través del cual las empresas pueden financiar la capacitación, evaluación y certificación de las competencias de sus trabajadores.

Pese a que el servicio liderado por Juan Manuel Santa Cruz ha puesto énfasis en invitar a las empresas a usar este beneficio, dicho trabajo no ha dado resultados. Por el contrario, en el último año se desaprovecharon cerca de US$ 30 millones destinados a este ítem, confirmaron en el Sence.

Las razones

La franquicia permite que las empresas que aportan fondos para capacitación, a través de las OTIC por ejemplo, puedan recuperar parte de dicho aporte a través de una rebaja de impuestos en la Operación Renta durante abril de cada año. Tras esto, Sence entrega un certificado que acredita los aportes realizados, dando la autorización a la firma para usarlos. Sin embargo, existe un importante margen de excedentes que queda sin uso.

Según Santa Cruz, los montos que ingresan a través de la franquicia tributaria pueden durar en el sistema hasta tres años. Sin embargo, las empresas solo tienen dos años para utilizarlos.

"La empresa aporta fondos el año uno, y ese mismo año la empresa que aportó la plata la puede usar para capacitación propia dentro de la empresa. Si los fondos no se usan, o sobran, pasan al año dos y ahí la empresa puede seguir usando esos recursos en su propia empresa o puede destinarlos a un proveedor. Si el año tres siguen existiendo fondos que la firma no usa, es Sence quién decide en qué se usa y en qué se gastan esos recursos", explicó.

Esos excedentes que Sence al tercer año destina a otras materias, corresponden al 13% de lo que anualmente las empresas aportan para capacitación a través de la franquicia ($ 20 mil millones).

Si bien a juicio de Santa Cruz "la plata no se pierde", ya que Sence les da otro uso a esos fondos.

"Lo deseable es que las empresas tengan un plan de capacitación para todos los recursos que ellos aportan. Lo que quisiéramos es que las empresas le pongan más atención al uso de esos recursos. Ahora, en cualquier caso, no son recursos que se pierdan, porque cuando no son utilizados ahí es el servicio el que le da un buen uso a esos fondos", dijo.

Según agregó el director del organismo dependiente de Trabajo, los fondos pueden ir a cualquier tipo de programa que tenga el servicio al que le estén dando énfasis.

Actores invitan a firmas a usar beneficio

Maria de los Ángeles Sarabia, representante de Proqualitas -una firma dedicada a la asesoría en temas relacionados a la gestión de talentos y clima laboral-, señaló que los trabajadores son los principales afectados cuando las empresas deciden no usar estos recursos.

"Es una inversión que se pierde, es una oportunidad de dar valor a los trabajadores y por una mala planificación, o por no tener una detección básica de necesidades de capacitación de los colaboradores no son aprovechados. Finalmente el que pierde efectivamente es el colaborador, el trabajador", dijo.

En esa línea, la experta criticó la poca programación de las firmas en temas relacionados a la capacitación de los trabajadores.

"Muchas empresas cuando están llegando al límite del plazo se ponen a pensar en qué gastan esa plata. Ahí buscan el sentido, pero debería ser algo super programado. Llamamos a las empresas a utilizar sus excedentes y no desaprovecharlos. El programa Impulsa Personas es una oportunidad que permite detectar brechas y cerrarlas, además de certificar competencia", dijo Sarabia.

Fuente: Diario Financiero