LyD critica universalidad del proyecto de sala cuna y propone no financiar a rentas altas

Publicado el 08 de octubre de 2018
Fuente: Pulso La Tercera

Además, cuestiona los precedentes que se están abriendo al financiar el proyecto con una cotización de los empleadores y con el uso de los fondos del Seguro de Cesantía.

Un fuerte cuestionamiento al proyecto de sala cuna del gobierno, realizó el Instituto Libertad y Desarrollo (LyD), recalcando que la universalidad del beneficio es contrario al uso eficiente de los recursos del Estado.

Asimismo, el centro de estudios ligado a la derecha prendió una alerta respecto al sistema de financiamiento utilizando un instrumento como el Seguro de Cesantía que fue creado para otro fin, y creando un impuesto al trabajo con la cotización adicional. Generan un precedente negativo, observaron. “Dado que actualmente el proyecto está financiado en una porción importante por aportes directos del Estado (más del 50%), parecería del todo razonable evitar aumentar cotizaciones por este motivo. Lo más eficiente es el uso directo de recursos fiscales, pero de manera más focalizada”, sostuvo en su último informe de Temas Públicos, titulado “Sala cuna universal: objetivo acertado, financiamiento y focalización debatibles”.

Con lo único que concuerda LyD es con el objetivo del proyecto en torno a que se busca eliminar sesgos en la contratación de mujeres, ya que la ley actualmente obliga a aquellas empresas con 20 o más trabajadoras, a proveer de este servicio para las madres de niños menores de dos años. “Es loable el objetivo de apoyar, desde las políticas públicas, la incorporación de la mujer al mercado laboral”, indicaron.

La iniciativa enviada hace unas semanas a trámite legislativo crea un beneficio para todos los hijos menores de 2 años de trabajadoras dependientes e independientes, así como trabajadores que tengan al niño a su cuidado de manera exclusiva, consistente en 5,14 UTM (o $ 245.000 actuales), pagadero directamente a una institución de cuidado infantil.

El informe de LyD explicó que estudios de mercado arrojan que el precio promedio de las salas cunas, a nivel nacional, bordearía los $300.000, por lo que el monto propuesto en el proyecto de ley no sería suficiente: “Aquellas personas con sueldos altos no tendrían problema en pagar la diferencia; sin embargo, aquellos con salarios bajos podrían ver afectada su decisión de salir a trabajar, porque no están en condiciones de cubrir la diferencia”.

La economista del LyD, Carolina Grünwald, detalló el parecer de la entidad: “simplemente creemos que por un tema de eficiencia en el gasto, ¿por qué el Estado le va pagar a una persona que podría financiar la sala cuna? Si ésta cuesta en torno a $245 mil, para una persona de rentas altas no es un valor que le esté impidiendo la decisión de entrar a trabajar, pero sí a alguien cuyo ingreso es de $500 mil; entonces sería más eficaz socialmente focalizarlo en las rentas bajas”.

Claro que advirtió que habría que analizar bien, o diferenciar por umbral de rentas, porque en este caso no se está hablando de una focalización en los deciles de menores ingresos, solamente. “Estoy de acuerdo en que esta no puede ser la típica focalización del bono mujer, ya que sólo estamos pensando en excluir a las rentas demasiado altas”, observó.

Otro punto que LyD cuestionó fue la opción de recurrir al Seguro de Cesantía -específicamente a los fondos de aporte colectivo- lo que implicaría un aporte de $10.840 millones para financiar este proyecto: “No nos gusta nada la idea de sacar el dinero de este fondo, porque genera un mal precedente. Y así en el futuro podemos pensar; ¿por qué no lo usamos para otras cosas? Las cosas deben usarse para lo cual fueron creadas, no veo la relación directa para que los dineros por cesantía se ocupen en sala cuna”, apuntó Grünwald.

Fuente: Pulso-La Tercera

Galería de Imágenes