Por ex autoridades asumiendo defensa de Santelices:

DC advierte que podría reevaluar rechazo a remoción de ministro de Salud

Publicado el 07 de junio de 2018
Fuente: El Mercurio

Presidente electo del partido, Fuad Chahin, y senadores criticaron a Burgos y Correa Sutil por haber accedido a representar al secretario de Estado.

Una serie de reuniones sostuvo ayer el presidente electo de la DC Fuad Chahin con parlamentarios del partido. Todo para analizar la molestia interna que provocó la decisión del ex ministro Jorge Burgos y el ex subsecretario Jorge Correa Sutil (ambos democratacristianos) de defender al ministro de Salud, Emilio Santelices, ante la acusación constitucional que impulsa la oposición.

El ex diputado tomó contacto temprano en la mañana con ambos abogados, conversación en que les hizo ver los efectos políticos internos y externos de que dos figuras de un partido de oposición defiendan al Gobierno.

"Claramente, hay un problema de prudencia. Si yo hubiese estado en el lugar de ellos no hubiese asumido la defensa del ministro porque genera un conflicto político que divide a la DC", dijo Chahin, quien en todo caso manifestó que es una decisión profesional y que no amerita medidas disciplinarias.

El tema fue abordado por Chahin tanto con diputados como con el comité de senadores. En ambas instancias se respaldó la línea adoptada por el nuevo timonel. "Es una bomba al interior de la DC", afirmaron los senadores en el almuerzo con el ex diputado (ver recuadro). "Uno de estos dirigentes DC ha sido tremendamente insistente, en el pasado, sobre la importancia de la imagen de nuestros militantes y sus efectos en nuestro partido. Esta actitud no va en esa línea", dijo la senadora Ximena Rincón. Su colega Jorge Pizarro agregó: "Ellos tomaron una decisión, el Gobierno nos hizo un gol de mitad de cancha. Es extraño en ellos dos, que son gente de experiencia".

Cambio de voto

Los efectos internos no fueron la única consecuencia en que la nueva mesa DC puso el foco. Tras conversar con la mayoría de los diputados de la colectividad, Chahin definió enviar un potente mensaje: que la jugada del Ejecutivo pondría en una situación compleja a los diputados, quienes reevaluarían su voto en contra de la acusación constitucional, decisión que adoptaron el mes pasado.

Pese a que la bancada no está a favor del libelo, varios diputados hicieron ver en su almuerzo de ayer que con dos militantes defendiendo al ministro, mantener esta postura haría ver a la DC como cómplice del Gobierno.

"El efecto que genera es que muchos que estaban decididos a no apoyar la acusación, a raíz de esto están revaluando su decisión", aseguró Chahin. El diputado Gabriel Silber agregó que "el Gobierno contaminó con su decisión de politizar la defensa, el curso y destino del libelo. Podría reevaluar mi voto".

Misma postura planteó el diputado Pablo Lorenzini: "Si no se aclara qué es lo que hace Burgos como abogado del Gobierno, nosotros estamos pensando en evaluar nuestro apoyo". El diputado Víctor Torres, en tanto, ya anunció que apoyará la acusación.

En la DC reclaman que también se pone en jaque el diálogo de la colectividad con el Ejecutivo. Hasta ahora, la DC ha jugado un rol de oposición constructiva clave para el Gobierno, en el marco de un Congreso donde el oficialismo es minoría. Incluso, en marzo el partido promovió un proyecto de acuerdo que respaldaba el llamado a un gran acuerdo nacional del Presidente.

"El Gobierno debilita un interlocutor que estaba disponible para el diálogo y eso complica, conspira con el llamado a diálogo que ha hecho el Presidente Piñera", enfatizó Chahin. En la DC esperan que La Moneda, y Burgos y Correa, reconsideren la decisión. "Presumir que alguno se dejará influir por nuestra militancia, es infundado. La defensa la haremos, donde corresponde, en la sede parlamentaria", se limitó a comentar ayer el ex ministro del Interior.

Desde La Moneda defendieron la decisión de contratar a los ex ministros. "Aquí lo que existe es buscar una buena defensa jurídica", dijo la vocera de Gobierno Cecilia Pérez. En el resto de la oposición hubo duras críticas. "Es una torpeza que contamina la relación", dijo el diputado PS Marcelo Díaz.

En la bancada se están analizando otros cursos de acción: recurrir a la comisión de Ética de la Cámara para que les diga si pueden inhabilitarse en la votación o solicitar al Tribunal Supremo (TS) del partido que fije un criterio.

En ese sentido, la integrante del TS, Constanza Tobar, comunicó ayer que planteará el tema en la sesión del lunes del tribunal.

Fuente: El Mercurio