Hombres de 35 a 55 años y de rentas altas le cambian la cara al fondo A

Publicado el 16 de febrero de 2018
Fuente: Diario Financiero

Trabajadores son cada vez más activos frente al destino de sus ahorros, pese a los llamados a mirar rentabilidades en horizontes largos.

2017 fue el segundo año con más traspasos entre los fondos de pensiones, después del peak de 2016, con 1,4 millones de movimientos. Y en esta carrera, solo dos de los cinco multifondos cerraron el año con incorporaciones netas (llegadas menos salidas): el A y el C. El primero sumó 171.729 y , el segundo, 68.209 afiliados nuevos.

El fondo E, en el otro extremo, perdió 185.456 cotizantes.

Este escenario supone un cambio en la composición de los afiliados en cada tipo de fondo, y nuevamente son los extremos los que se roban la película. Así, y según cifras de la Superintendencia de Pensiones, si a fines de 2016 el más riesgoso contaba con 672.632 cotizantes, al cierre del año pasado la cifra se elevó un 13,64%, hasta 764.425.

De ellos, los segmentos que anotaron una mayor expansión interanual se concentraron entre los mayores de 35 y menores de 55 años, con una tasa de crecimiento promedio de 23%.

A nivel de ingresos los cambios son más notorios. Entre todos quienes conforman el fondo A, a diciembre del año pasado, un 19,01% se ubicaba en el tramo superior de ingresos más altos, que va entre los $ 2 y los $ 2,05 millones. En 2017, dicho segmento creció un 37,91%, tras pasar de 105.410 cotizantes en 2016 a 145.373.

En tanto, en el desagregado por género, los hombres lideraron con mayor fuerza la llegada de afiliados al tipo más riesgoso del sistema, con un crecimiento interanual del 39% versus una expansión de 35,6 en el caso de las mujeres.

Fuga de jóvenes desde el E

En contrapartida, el fondo E sufrió la fuga mayoritaria de los afiliados más jóvenes, con una baja promedio de 26,9% de los cotizantes de hasta 35 años. Además, aquellos con mayor ingreso imponible se redujo en 30,16%, desde los 153.012 a fines de 2016 hasta los 86.792 que había al cierre de 2017.

Con todo, el cambio de composición parece responder a una mayor toma de conciencia por parte de los trabajadores que cotizan, pero expertos alertan de la relevancia de mirar los horizontes de rentabilidad a largo plazo y no los de un mes puntual. El ex superintendente Alejandro Ferreiro sostuvo que el retorno de 15,44% que logró en fondo A en 2017 "originó que mucha gente se cambiara, pero algunos probablemente habrán llegado tarde al cambio, es decir, la rentabilidad se produjo antes de que entrara".

La asesora previsiona Mónica Titze insiste en que "para quien no entiende (de finanzas), lo mejor es seguir la trayectoria de edad por defecto", y dejar que el sistema le asigne el tipo de fondo que le corresponde.

Fuente: DF

Categorías asociadas

La Seguridad Social en Chile: Pensiones

Sala de prensa: Seguridad Social en los medios