Jóvenes de entre 25 y 34 años son los que más usan licencias médicas

Publicado el 14 de septiembre de 2017
Fuente: El Mercurio

El año pasado se tramitaron más de 5 millones de subsidios por incapacidad laboral y se gastó, por primera vez en este ítem, más de un billón de pesos.

La lógica indica que las personas más jóvenes se enferman menos que los adultos mayores. Así lo refrendaba ayer la directora del Fonasa, Jeanette Vega, quien afirmaba que "a medida que la población va envejeciendo y se mantenga activa laboralmente, el número de licencias médicas irá aumento".

Pero eso no queda claro si se miran las cifras de subsidios de incapacidad laboral de 2016 que dieron a conocer autoridades de la Superintendencia de Seguridad Social, la Superintendencia de Salud y Fonasa.

Según el compendio, la mayor tasa de uso de licencias médicas no está entre los trabajadores mayores, sino entre quienes tienen entre 25 y 34 años.

Puntualmente, en ese grupo etario la tasa de uso es de 96,1 licencias por cada cien cotizantes, cifra similar para los afiliados a isapre y de Fonasa.

Mientras, los trabajadores que tienen entre 55 a 64 años muestran una tasa de uso de licencias médicas de 81,6 por cada cien cotizantes.

El mismo compendio muestra que las mujeres tienen más licencias médicas que los hombres (122,7 licencias médicas por cada cien cotizantes femeninas frente a 57,2 por cada cien hombres). Eso, sin considerar los permisos maternales, que no están incluidos en la estadística.

El superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, explicó que esas tasas tan altas se pueden dar porque una persona puede tener más de una licencia al año.

De hecho, los datos muestran que en 2016 se tramitaron poco más de 5 millones de licencias médicas curativas para 2,1 millones de personas, que representan el 36% del total de cotizantes con derecho a subsidio. Es decir, en promedio, cada persona tuvo 2,3 permisos laborales por enfermedad.

En términos geográficos, los trabajadores de la Región Metropolitana son los que más usan licencias médicas (106,3 por cada cien cotizantes) y, a nivel país, los trastornos mentales son responsables de la mayor parte de esos permisos.

Gasto sigue al alza

Entre 2015 y 2016 la cantidad de licencias médicas tramitadas aumentó 5,9%, pero el gasto en ellas creció 7,4% real y superó el billón de pesos por primera vez. De ese gasto, el 59% corresponde a Fonasa y el 41% restante a las isapres.

Entre las razones del aumento del gasto, las autoridades enumeraron que hay más licencias y por más días que en 2015; además hicieron referencia al incremento de las remuneraciones y al aumento de cotizantes tanto en el seguro público como en las isapres en el último año.

Según las autoridades de gobierno, el gasto en licencias médicas equivale al 0,65% del Producto Interno Bruto (PIB) de Chile en 2016. Eso está por debajo del nivel de gasto en los países de la Unión Europea que, en promedio, destinan 0,97% del PIB en subsidios por incapacidad laboral, claro que con diferencias de 0,2% en Rumania a 1,95% en Holanda según cifras de 2013 que expusieron.

Los datos de 2016 muestran que las isapres rechazan el 15,7% de las licencias, mientras que en Fonasa es solo el 5,4%. "El control de gastos en licencias médicas de Fonasa lo hace la Compin. Esperamos que en el caso de las isapres ese control no se haga a costa de los derechos de los trabajadores ni a costa de su salud", dijo Pavlovic.

Fuente: El Mercurio